Únete a la comunidad de Contadores que busca enaltecer la profesión.

Fields marked with an * are required

Como salir de la zona de confort

  • 1 agosto, 2018

Todos alguna vez hemos escuchado el término, ya es bastante común en nuestro dialecto diario mencionar “La zona de confort”, pero..¿Qué es?, ¿como sé si estoy en ella? y ¿cómo la supero?. Ese es el tema que quiero abordar hoy.

Podemos definir la zona de confort como un estado mental en el que no se admiten riesgos, la pasividad es prioridad y la comodidad es la reina. Muchos de nosotros (por no decir que todos) hemos vivido en ella, porque esta se alimenta de nuestros hábitos y costumbres. No vivir en una zona de confort implica una reinvención constante, pensamiento estratégico y una fuerza incontrolable por mejorar, actitudes para las que tristemente no todos sacamos el tiempo en nuestro día y a las que todos presentamos la misma razón: Estoy muy ocupado.

¿Cómo saber si estoy en zona de confort?

1. No te satisfacen tus resultados:

Cada profesional tiene una meta establecida, la mayoría solo en la cabeza pero obviemos ese detalle y enfoquémonos en que existe. Cuando hacemos empresa notamos que muchas cosas no resultan como quisiéramos, encontramos obstáculos y variables con las que no contamos al principio que nos desvían del resultado esperado.

Quizá en este momento de tu vida soñabas con tener más colaboradores de los que tienes, facturar más de lo actual, trabajar menos horas o alcanzar determinado número de clientes. En el camino te has dado cuenta que no has conseguido lo que esperabas y no estás contento con los resultados, no obstante te acostumbraste a ellos y lo tomas como parte de la vida, te repites a ti mismo cosas como: Es que aquí es muy difícil, mi situación es diferente, lo que pienso no se puede, esta o aquella persona me lo impide, etc.

2. La motivación ha disminuido:

¿Recuerdas antes, la energía con la que te despertabas cada mañana?…muchos de nosotros podíamos pasar horas en el trabajo y no sentíamos el tiempo, incluso nos llegó a enorgullecer tener tantas ocupaciones, de alguna manera eso reflejaba que íbamos por buen camino y algo estábamos haciendo bien.

Pero con el pasar del tiempo te cuestionas si vale la pena, sientes que ya no es tan “Cool” tener tanto trabajo y en ocasiones quisieras NO APARECER por la oficina, tirar tu celular a lo profundo de la mar y dedicarte solo a pensar.

Estas dos razones parecen decir que la posición en la que estás NO ES realmente cómoda como para llamarse Zona de Confort, pero recuerda que esta actitud se caracteriza por la pasividad, la negativa al riesgo y la comodidad de sentirse seguro a pesar de la inconformidad.

¿Cómo salir de la zona de confort?

Este es un reto bastante difícil porque debemos lidiar con nuestra actitud, no es un asunto de estrategias, métodos o pasos sino de disposición para hacer que las cosas pasen. Personalmente creo que estos 3 consejos pueden ser muy útiles para cambiar nuestra actitud y disponernos al cambio:

1. Definir en donde quiero estar

No se trata solo de soñar, sino de visionar. No entiendo porque nos da tanto miedo hablar de lo que queremos, a veces nos convencemos a nosotros mismos de que es imposible cuando ni siquiera lo hemos intentado; claro que hay cosas que será más complicadas que otras, tampoco significa que nunca fracasemos, pero en intentarlo está la diferencia.

Atrévete a escribir cuál es tu sueño profesional, cuál es la que vida que siempre has soñado, no importa lo grande o pequeño que parezca a los ojos de los demás, dale prioridad a que te satisfaga a ti, a seguir ese impulso interior que te dice: “Esto es lo que quiero”.

No vayas a minimizarlo por lo que te digan otros, la gente que nunca ha logrado nada es especialista en decirle a otros que tampoco pueden. Cuando estaba en el colegio teníamos un espacio de reflexión en las mañanas en algunas clases, un estudiante distinto estaba a cargo cada día de transmitir un pensamiento; nunca he olvidado el texto sobre el tablero escrito a marcador con la expresión: “Como nunca me dijeron que era imposible, por eso lo hice”.

Creo que muchas veces no logramos lo que queremos porque otros tampoco lo han logrado, por eso personalmente prefiero trazar mis rutas, no me gusta que me pongan fronteras cuando quiero hacer algo, que me enmarquen entre unas cuantas posibilidades porque limita mi imaginación. prefiero intentarlo aunque fracase, porque siempre habrá alguien que quiera frenarte diciendo: Yo lo intenté y no se pudo.

2. Escribir metas cortas

El sueño es solo el principio, construir el camino para alcanzarlo es lo realmente valioso. Empieza a escribir las acciones que debes ir desarrollando para acercarte a esa gran meta, en este punto no te pongas a pensar que tan posible o no es hacerlo, simplemente enumera las acciones que necesitas.

Si quieres ir a la playa sabes que necesitas: Elegir el día del viaje, ahorrar el dinero, reservar el hotel, comprar los tiquetes, empacar tus cosas e iniciar el viaje. Eso es justo lo que necesitas hacer para salir de la zona de confort y emprender el viaje a tus sueños, escribir el paso a paso de lo que necesitas hacer antes para llegar a tu destino, pero no para dejarlo en el papel sino para ejecutarlo.

 3. Establecer fechas de ejecución

Ahora que sabes hacia donde te diriges y lo que debes hacer para llegar, es momento de aterrizar todo a la realidad y es en este punto donde debes responder la pregunta del millón, esa que hace que la mayoría de vuelta atrás y desista de sus propósitos, esa pregunta es: ¿Cuándo vas a empezar?.

En esta parte las ideas tienen que ir tomando forma de realidad, al establecer fechas sabrás que cosas son posibles y cuales no, porque si no puedes comprometerte con un día específico para iniciar es porque tu acción está fuera de tu alcance. Yo siempre digo que un compromiso sin fecha es solo un sueño, y todos soñamos pero pocos hacemos.

Si realmente quieres lograrlo debes mentalizarte para actuar. Algunos colegas me escriben por WhatsApp a decirme: Wilson, yo quiero iniciar la independencia que tengo que hacer. Lo primero que les digo es: Colócate una fecha para iniciar.

Bueno, responden algunos, lo que pasa es que no sé como conseguir clientes, como elaborar mi propuesta comercial, que servicios ofrecer, cuánto cobrar, entre muchas otras dudas, me puedes orientar. Claro que si, les respondo, tengo un curso dedicado exclusivamente a esos temas, se llama KIT DE INDEPENDENCIA, puedes adquirirlo e iniciar hoy mismo. Pero el entusiasmo se les termina cuando ven que no es gratis, es más, muchos no vuelven a escribirme.

Es que no queremos arriesgar, le tenemos miedo a perder y desafortunadamente no hay gloria sin batalla, si quieres lograr cosas importantes en la vida tienes que estar dispuesto a perder, puede que no lo hagas y todo salga bien, puede que fracases en el intento y pierdas todo, pero lo habrás intentado y no serás de los muchos que mueren esperando un cambio que nunca llega porque no lo provocan.

Tú …¿Que harás para salir de tu zona de confort?. Te espero en los comentarios

Acerca de Wilson Martínez

Soy Contador Público, Especialista en Gerencia Financiera y Master Profesional en Dirección económica y financiera.

    • Fabiola
    • 9 septiembre, 2018
    Responder

    Mi estimado colega, en mi caso, ya estoy en giro arriesgado, teniendo en cuenta mi situación que no es la que deseo y que aceptarla no me es provechosa, toco emprender, caer y levantarme, persistir hasta lograr mis objetivos, porque no hay de otra.

    • Griselle Diaz
    • 1 agosto, 2018
    Responder

    Gracias
    Desde Puerto Rico

    • Wilson Martinez
    • 1 agosto, 2018
    Responder

    Bien recibido tu saludo Santiago, también me alegra mucho que te hayas motivado de esa manera con este post, ahora a convertir ese ánimo en acciones. ¡Saludos!

    • Santiago
    • 1 agosto, 2018
    Responder

    Hola Wilson, le pegaste al clavo, en estos dias he sentido esa sensacion de que no estoy logrando lo que quiero, ya me diste animo. Muchas gracias y saludos desde Mexico.

Comentarios