Únete a la comunidad de Contadores que busca enaltecer la profesión.

Fields marked with an * are required

El costo de ser contador y los “pesares” de cada día

  • 13 septiembre, 2018

La Contaduría se ha convertido en una profesión bastante apetecida en muchos países, algunos la elijen por pasión, otros por aspiraciones económicas y otro grupo porque era la opción más popular de estudio; sin importar las razones que nos motivaron a estar aquí, lo que pocos saben es el ALTO GRADO de estrés que debes tolerar cada día, razón por la cual se necesita de un carácter muy sólido para sobrevivir en este oficio.

 

Aunque he escuchado a muchas personas decir que tienen planes de independencia porque no les gusta tener jefes, creo que ignoran que un profesional que se dedique a este oficio maneja muchas más tensiones que otros empleos y profesiones por las siguientes razones:

Presiones que debe soportar un contador independiente

1. Clientes molestos

El estrés es un término muy popular en la actualidad, pero si nunca lo has sufrido te aconsejo que hables con un contador público jejeje, bromeo.

Sin lugar dudas esta es una de las cosas más desgastantes de la prestación de servicios, lidiar con personas que son agresivas en su forma de hablar, me refiero a esos clientes que te hacen acelerar el corazón solo con ver su nombre en las llamadas entrantes a tu celular. Vivir todo el día con la incertidumbre de si hoy tendrá un buen o mal día, si tendrás que toparte con ese cliente y ese tipo de cosas agregan un estrés impresionante, sin embargo los tenemos en nuestra cartera por alguna razón cuando en realidad quisiéramos que estuvieran lejos de nosotros.

Es necesario aprender a manejar nuestro caracter y emociones para no dejarnos atrapar por la presión que generan situaciones de este tipo.

2. Las auditorias fantasma:

Uno de los grandes temores de un contador es ser notificado para una auditoria por una entidad fiscal o de regulación. Esto no se trata de si hiciste las cosas bien o mal, obviamente todos entregamos lo mejor de nosotros en cada cosa que hacemos, sin embargo un auditor se enfoca en encontrar lo que se puede mejorar (aunque algunos no lo comunican así) y ese temor genera una presión muy fuerte y molesta.

La razón por la que esta situación preocupa mucho es porque al final, el cliente te hará responsable de todo aquello que resulte mal, no importa si lo advertiste y él hizo caso omiso o si nunca fuiste notificado, lo cierto es que el cliente te culpará por todo y eso en realidad genera tensión, sobre todo si de la revisión que estás recibiendo pueden resultar multas y sanciones, las cuales obviamente el cliente pretenderá que tú pagues aunque no sea tu responsabilidad.

3. Los contratos perdidos

No nos digamos mentiras, todos hemos perdido clientes en algún momento y no se siente para nada agradable, sobre todo cuando te esforzaste por hacer todo bien y al final, el cliente igual se va.

Empeora las cosas si esto sucede porque un colega estuvo detrás de esta situación o si hiciste algo que molestó bastante a tu cliente y nunca te lo perdonó. Por alguna razón aprendemos a querer las empresas que asesoramos y cuando una ya no está deja una sensación de vacío, es muy triste y no es solo por el ingreso que ya no está, sino porque no dejas de culparte por lo sucedido y terminas cuestionando tus capacidades. Manejar este tipo de presiones requiere de mucha fortaleza y madurez, conceptos bastante trillados pero nada fáciles de alcanzar en la práctica.

4. La agresividad del mercado

Qué triste es mencionar este punto pero muy necesario. Desafortunadamente nuestra profesión es bastante desleal, todo el tiempo debemos lidiar con colegas que buscan quitarte tus clientes, gente que trata de dañar tu imagen, competidores que bajan sus precios de manera injustificable, profesionales que cuestionan tu trabajo para presentarse ellos como la solución y los “salvadores” de la empresa, etc.

Es muy penoso que un colega que recibe una empresa inicie su trabajo hablando mal del anterior, realmente me parece una movida muy deshonesta pero es real y se vive en todos los países. Este tipo de sucesos genera una tensión muy fuerte en el gremio, al punto que es muy complicado unir fuerzas para cualquier causa y es precisamente porque no confiamos uno en el otro.

Podría mencionar muchas otras cosas que debemos soportar: que no nos paguen a tiempo, lo difícil que es conseguir clientes mientras las cuentas siguen llegando, el sin número de reformas fiscales que tenemos que estudiar cada día cuando apenas iniciamos a comprender la anterior, las fechas de vencimientos de impuestos y cumplimiento de informes a las distintas entidades, entre muchas cosas más.

Es necesario desarrollar una capacidad de “aguante” bastante considerable para mantener la cordura y llegar a casa como si nada hubiese pasado para cambiar a nuestro rol de espos@, hij@, padre o madre mientras por dentro estamos llenos de angustias y preocupaciones que nadie más entiende.

Incluso puedo asegurar que para muchos es difícil conciliar el sueño, en ocasiones no queremos llegar a la oficina y soñamos con desaparecer por unos días a un lugar lejos donde nadie sepa quien soy ni me presione por nada.

En Conclusión

Ser contador no es un tema de solo abrir una oficina y que empiece la facturación, puedo decir con toda seguridad que es una de las profesiones más estresantes que existen y que aquellos que la ejercen deben contar con una madurez emocional muy sólida para poder permanecer en ella, no obstante esta no debería ser nuestra condena porque también es una PROFESIÓN HERMOSA y llena de virtudes, desde Colombia seguiré llevando un mensaje de transformación a este gremio que espero ayudes a difundir compartiendo con otros, pero además te invito a que seamos parte del cambio y para eso es preciso:

  1. Nunca hagas algo SOLO POR DINERO, debe haber pasión para que haya éxito.
  2. Documenta todo tu trabajo y tus asesorías, si algo sale mal recuerda que todos somos humanos, equivocarte no te hace mal profesional.
  3. Respeta el sueño de otros, NUNCA participes en conversaciones contra un colega ni tampoco hagas nada para hacer que un empresario se lleve una mala impresión de otro profesional.
  4. Ayuda a otros siempre que puedas, quizá no podemos cambiar el mundo pero podemos dar el primer paso.

 

Entre todos podemos hacer esta profesión mucho mas digna y llevadera.

 

 A ti…¿Qué es lo que más te estresa de ser contador?. Te espero en los comentarios

Acerca de Wilson Martínez

Soy Contador Público, Especialista en Gerencia Financiera y Master Profesional en Dirección económica y financiera.

    • Caro
    • 21 septiembre, 2018
    Responder

    El poco reconocimento/valor que se da a la profesión a pesar de todos los requerimientos a cumplir y el nivel de conocimiento necesario para ejercer adecuadamente. Además de los vacíos de ley y detalles que requieren investigaciones a veces exhaustivas. Ahh y por último, lidiar con el fisco.

    • Hugo Garcia
    • 17 septiembre, 2018
    Responder

    Excelente tema y bien desarrollado. Todo estresa y la delsealtad al gremio es el acabose. Comerse unos a otros no va para nada.

    • María Elisa valinotti
    • 16 septiembre, 2018
    Responder

    Estresa mucho cuando los clientes no nos creen cuando se les dice que las normas dicen tal cosa y dicen que somos demasiado legalistas, para colmo las normas cambian día a dia por lo que nos crean una super recarga de trabajo y la paga imposible de aumentar…es lamentable

    • Elisa
    • 16 septiembre, 2018
    Responder

    Estresa mucho cuando los clientes no nos creen cuando se les dice que las normas dicen tal cosa y dicen que somos demasiado legalistas, para colmo las normas cambian día a dia por lo que nos crean una super recarga de trabajo y la paga imposible de aumentar…es lamentable

    • K-Jc...
    • 15 septiembre, 2018
    Responder

    Una de las cosas que más me estresan es cuando piensan o dicen que ser contador es solo sumar y restar. Es una de las áreas más importantes de cualquier empresa y no le dan la importancia que merece. Fuera de eso la mayor responsabilidad recae sobre nuestros hombros y más cuando algo sale mal, porque cuando todo está bien ni se nota.

    • Yuli
    • 15 septiembre, 2018
    Responder

    Los cambios tributarios que se realizan continuamente y que además de la fiscalización de la Dian, debemos cargar ahora con la UGPP y otras entidades más.

    • ROCIO CARRERO. YOPAL,CAS.COL
    • 14 septiembre, 2018
    Responder

    personalmente lo que mas me estresa es que los clientes mencionen que “el contador no esta haciendo nada” solo por que no nos ven en su empresa todos los días sentados en su oficina; sin embargo puertas a dentro de nuestra oficina contable llevamos días y horas dedicadas exclusivamente a ese cliente en particular. (NO ENTIENDEN DE QUE SE TRATA NUESTRA LABOR”.
    Otros clientes pretenden que el contador también sea quien digite, archive y le acompañe a hacer negociaciones con proveedores, y encima digan que la auxiliar contable no es necesaria y no hace “NADA”.
    por otro lado lidiar con la cartera de clientes morosos ha sido algunos de los desafíos mas difíciles para mi.
    Esta es mi opinión, ustedes que dicen?

      • K-Jc.
      • 15 septiembre, 2018

      Totalmente de acuerdo.

    • Alejandro Zamora
    • 14 septiembre, 2018
    Responder

    Diferencias entre las Niif y Marco Regulatorio según el ente regulador de cada país

    • Rodolfo Torres L.
    • 14 septiembre, 2018
    Responder

    Los constantes cambios en leyes y normas contables que le exigen a uno estar al día para poder dar un servicio de calidad a los clientes.

Comentarios